IKER EVA 211

13 Nov Invitados, ¡a sus puestos!

No hay nada más básico e importante que las invitaciones. Sin ellas, si no hay invitados, da igual lo bonito que sea el decorado, lo guapos que vayan los novios o lo rico que pueda estar el banquete.

Lo tradicional y común es optar por tarjetas. Aunque sea algo típico, hay cientos de tendencias, las cuales se someten a cambios constantes y, de hecho, la innovación es primordial para ellas. Lo ideal es que no existan dos invitaciones iguales, que los novios aporten su toque especial y se vea reflejado en ellas lo que quieren representar con esa unión. Suena bonito, pero es complicado, por ello existen profesionales especializados en ello que consiguen creaciones maravillosas. Grabados, distintos gramajes, colores, acuarelas, sellos, dulces, figuras… ¡no será por posibilidades!

También existen las contratendencias, ¿por qué limitarse a hacer lo de siempre? ¡Estamos en la era digital! Las redes sociales son un medio muy potente que podemos aprovechar para ello. Es cierto que existen invitados que a lo mejor no tiene Facebook y estaría mal mandar a la mitad de invitados la invitación de forma digital y a la otra mitad en formato físico, pero eso no significa que no podamos aprovechar ambos formatos. Una opción es que los amigos y familiares más cercanos y que más importancia tienen para nosotros, reciban su invitación en formato físico, lo cual es más intimo y delicado, muestra mayor grado de afecto y seguro que es algo que les gustaría tener y guardar en su cajón de recuerdos bonitos. Por otro lado, los invitados que puede que no sean tan cercanos, pero que aún así queremos que estén presentes, pueden recibir dicha invitación por medio digital (correo electrónico, red social…), lo cual no excluye que sea ésta sea bonita.

Puede que aún sea pronto para dar por sentado que todos nuestros invitados están presentes en redes, pero dentro de poco seguramente acabe siendo así. No tiene por qué pasarse a ello de forma radical y lo ideal sería poder combinar ambas opciones, un save-the-date por redes y que la invitación sea en formato físico es una gran idea, pero todo depende de nuestro gusto o de la intimidad que queramos.

La gracia de todo esto es explorar todas las opciones posibles y ser originales. ¿Y vosotros, qué opción vais a probar?

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *